Este sitio recogerá las cookies. Al hacer clic en este botón, usted está aceptando los términos de este sitio.
Para salir del sitio, por favor, cierre su navegador
Usted ha aceptado los términos
Historia de Havoline

 

Ya desde nuestros inicios en 1904, en Havoline sabíamos que protegiendo su vehículo protegíamos también a su familia, sus viajes, sus trayectos de ida y vuelta al trabajo, y a sus seres queridos, todo lo que más le importa en la vida.

Por eso siempre nos preocupamos por ofrecer la protección más tecnológicamente avanzada con cada aceite del motor, líquido de la transmisión, refrigerante y el resto de productos que fabricamos. Y en el proceso, literalmente hemos cambiado la forma en que se conduce el mundo.

Si hubiera tenido un vehículo antes de la aparición de Havoline en 1904, probablemente habría pasado el invierno en el establo a salvo del frío para que los aceites del motor con cera no se espesaran creando una masa pastosa. Los ingenieros de Havoline solucionaron este problema inventando un exclusivo proceso de filtración que ayudaba a eliminar la cera del aceite.

Con el avance del refinado, también avanzaron las tecnologías de aditivos. En 1946, Havoline presentó su “Nuevo y mejorado aceite para el motor Havoline”, que por primera vez incluía aditivos que inhibían la corrosión, lograban acción dispersante y detergente, reducían el desgaste en los segmentos del pistón con altas y bajas temperaturas y protegían frente a la oxidación del motor.

Año tras año, estas innovaciones han continuado. Los aceites para motores Havoline siempre se han asociado a un rendimiento excepcional, y sigue siendo así con la amplia gama de productos actuales Havoline. La formulación avanzada de los aceites para motores Havoline con Tecnología Deposit Shield, protege el motor frente a los depósitos dañinos y, consecuentemente, protegen su rendimiento y la inversión en el vehículo.